Frases De Carl Rogers-psicólogo estadounidense

Frases De Carl Rogers: Fue un psicólogo estadounidense, iniciador, junto a Abraham Maslow, del enfoque humanista en psicología. Hoy te mostrare algunas de las mejores frases de Carl Rogers psicólogo estadounidense.

Frases De Carl Rogers

  • La única persona que no puede ser ayudada es esa persona que culpa a los demás.
  • La curiosa paradoja es que cuando me acepto como soy, cambio.
  • No es que este enfoque de poder a la persona, es que nunca se lo quita.
  • La vida, en su mejor momento, es un proceso fluido y cambiante en el que nada es fijo.
  • Como nadie más puede saber cómo percibimos, somos los mejores expertos en nosotros mismos.
  • La incapacidad del hombre para comunicarse es el resultado de su incapacidad para escuchar con eficacia.
  • Creemos que escuchamos, pero muy pocas veces escuchamos con comprensión real, con verdadera empatía.
  • El paradigma de la cultura occidental es que la esencia de las personas es peligrosa.
  • Cada vez soy más un arquitecto de mi mismo. Soy libre de querer y elegir.
  • ¡Hay tantos mundos reales como personas!
  • No es frecuente que tenga lugar un encuentro personal tan profundo y mutuo.

frases de Carl Rogers

  • Poderosa es nuestra necesidad de ser conocidos, realmente conocidos por nosotros mismos.
  • Ser empático es ver el mundo a través de los ojos del otro y no ver nuestro mundo reflejado en sus ojos.
  • El comportamiento neurótico es bastante predecible. El comportamiento saludable es impredecible.
  • Es el cliente quien sabe qué le duele, qué direcciones tomar, qué problemas son cruciales.
  • Ser original o diferente se considera peligroso.
  • Ni la biblia, ni los profetas, ni las revelaciones de dios o de los hombres, nada tiene prioridad sobre mi experiencia directa.
  • Hay en cada organismo, en cualquier nivel, un flujo subyacente de movimiento hacia el cumplimiento constructivo.
  • Las ideas de ninguna otra persona, y ninguna de mis propias ideas, son tan autoritativas como mi experiencia.
  • La curiosa paradoja es que cuando me acepto tal cual soy, entonces, puedo cambiar.
  • Las personas son tan hermosas como las puestas de sol, si se les permite que lo sean.
  • Cuando miro al mundo soy pesimista, pero cuando miro a la gente soy optimista.