Momias más sorprendentes del mundo – Grandes Misterio

Momias: Desde el inicio de las civilizaciones han existido todo tipo de rituales y ceremonias para enterrar a los muertos por medio de técnicas muy avanzadas para su tiempo,  causando que se mantengan casi intactas haciéndolas sorprendentes.

Las momias más antiguas del mundo

 

Rosalia Lombardo

 

Momia Rosalía Lombardo (13 de diciembre de 1918 6 de diciembre de 1920), apodadaLa Bella Durmiente, una niña de origen siciliano que falleció a la edad de dos años a consecuencia de una neumonía.

Se hizo famosa post mortem, cuando su padre encargó al químico Alfredo Salafia (1869 – 1933), que procediese a embalsamar el cadáver de la niña conforme a su innovadora y duradera técnica.

Momias de Tarim

Estas momias tienen una cultura material y características genéticas que indican que su origen se encuentra al oeste de Eurasia. Por ello, generalmente, se considera que se trata de una de las culturas indoeuropeas antiguas más orientales, junto con las culturas siberianas y centroasiáticas de Andrónovo o de Afanásievo.

Momias de Groenlandia

Qilakitsoq es un emplazamiento arqueológico de Groenlandia (Dinamarca), procedente de un asentamiento, famoso por el descubrimiento en 1972 de 8 momias. Los cuerpos se encontraron en sendas tumbas, que fueron excavadas varios años después de su descubrimiento, en 1978.

Momias de las Montañas de san Pedro

En junio de 1934, dos buscadores de oro, que habían estado excavando e investigando las montañas de San Pedro en Wyoming, encontraron una pequeña caverna enterrada en la profundidad de una gruesa roca. Cuando el polvo comenzó a depositarse, los buscadores hicieron un descubrimiento sorprendente: los restos bien conservados, pero olvidados, de un pequeño ser humano.

Los orígenes de este pequeño ser humano son un misterio. Las tribus nativas americanas locales eran famosas por contar historias de la legendaria «gente pequeña», «pequeños espíritus», o los Nimeriga.

Lady dai xin

Xin Zhui muerte 163 a.C) Obtuvo su fama más de 2000 años tras su muerte, cuando se descubrió su tumba en el interior de la colina conocida como Mawangdui, en Changsha, Hunan, China.

Tras abrir la tumba, los trabajadores descubrieron sus restos excepcionalmente conservados junto a centenares de documentos y artefactos valiosos.