Los Peores Inventos De La Historia

A lo largo de la historia los hombres han creado grandes invenciones que contribuyeron y facilitaron nuestra vida; aunque no todos los inventos han resultado ser tan exitosos. Hoy te muestro algunos de los peores inventos de la historia.

La Jaula de bebés

malos inventos

En la década de 1930, las niñeras de Londres con falta de espacio para sus bebes han recurrido a la jaula para bebés. Y es exactamente lo que suena un aterrador objeto de alambre, patentado en Estados Unidos en 1922, que le permite ocupar un espacio fuera de la ventana para su bebé.

El HeadOn

mal invento

Al igual que un lápiz de labios para la frente, HeadOn pretende aliviar los dolores de cabeza sin necesidad de tomar ninguna aspirina. El Better Business Bureau dice que el HeadOn «no aportó ninguna prueba confiable para sustentar sus afirmaciones.
Muchos médicos acordaron que no hay base científica de que en realidad cura los dolores de cabeza, aunque la compañía afirma que hay un beneficio homeopático.

El Betamax

peores inventos

El Betamax no fue tanto un producto de mala calidad como una lección de marketing que ha salido mal. Quienes perdieron contra la VHS en la guerra de formatos de vídeo, Sony trató de empujar el Betamax como un formato propietario en 1975 antes de que estuviera completamente listo, apurando a los fabricantes para que fuera lanzado al mercado.
Pero mientras el Betamax podía grabar hasta una hora de vídeo, el VHS podía grabar hasta dos horas. Esa pequeña ventaja fue suficiente para que el VHS pudiera hacerse un hueco en el mercado, el cual nunca abandonó.

La Huele-Visión

inventos pesimos

Olvídate del 3D – lo que el público realmente quiere es oler una película. Así va la idea de Mike Todd, Jr., quien financió el fallido invento de la Huele-Visión en 1960, un sistema que le permitía a un rollo de película desencadenar la liberación de olores embotellados, canalizando a la audiencia en sincronía con momentos clave en la película.

La única película que hizo uso de la Huele-Visión fue «Perfume de misterio» de 1960, escrita específicamente con ese truco.