Frases De Maria Godwin-Ensayista Y Biógrafa

Frases De Maria Godwin:fue una narradora, ​ dramaturga, ensayista y biógrafa británica, ​ reconocida sobre todo por ser la autora de la novela gótica Frankenstein. Hoy te mostrare algunas de las mejores frases de Maria Godwin ensayista y biógrafa.

Frases De Maria Godwin

  • Estamos ligados por vínculos tenues a la prosperidad o a la ruina.
  • Amo la vida, pese a que no es más que un cúmulo de angustias, y la defenderé.
  • Sentir amor por otro, me colocará en el engranaje de la existencia que llevan los demás, y de la que ahora estoy excluido.
  • Te juro que hubiera preferido permanecer siempre en la ignorancia.
  • No deseo que las mujeres tengan más poder que los hombres, sino que tengan más poder sobre sí mismas.
  • ¿Cómo es posible contemplar a un ser tan noble, destruido por el dolor, sin experimentar una profunda pena?
  • El ángel caído se convierte en un malvado demonio.
  • Como Adán, yo no parecía tener lazo alguno con los demás seres; pero su estado era muy distinto del mío en los demás aspectos.
  • Sin embargo, ¡cuántas cosas estamos a punto de descubrir si la cobardía y la dejadez no entorpecieran nuestra curiosidad!
  • Si nuestros instintos se limitaran al hambre, la sed y el deseo, seríamos casi libres.

frases de Mary Godwin

  • Pero yo no era dueño, sino esclavo, de unas pasiones que me horrorizaban y a la vez no podía resistir.
  • Sólo de ti podía esperar socorro, aunque no me despertaba otro sentimiento que el del odio.
  • Yo en cambio llevaba un infierno dentro de mi, y nadie podría arrancarlo jamás.
  • ¿Era el hombre, efectivamente, tan poderoso, tan virtuoso y magnífico, y no obstante tan depravado y tan bajo?
  • Ten cuidado, porque no tengo miedo y eso me hace poderoso.
  • Cualquier inteligencia normalmente dotada que se dedique con interés a determinada área, llega sin duda a dominarla con cierta profundidad.
  • La invención, debe ser admitido humildemente, no consiste en crear desde el vacío, sino desde el caos…
  • La guerra es el juego del estadista, la dicha del sacerdote, la burla del abogado y la profesión del asesino mercenario.
  • Vi cómo se marchitaba y acababa por perderse la belleza; cómo la corrupción de la muerte reemplazaba la mejilla encendida.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar