frases del escritor

Frases De Giovanni Papini-Escritor Italiano

Frases De Giovanni Papini: Fue un escritor italiano. Inicialmente era ateo y escéptico, posteriormente pasó a ser un fervoroso católico. Hoy te mostrare algunas de las mejores frases de Giovanni Papini escritor italiano.

Frases De Giovanni Papini

  • El amor no es capaz de ver los lados malos de un ser; el odio no es capaz de ver los lados buenos.
  • El destino no reina sin la complicidad secreta del instinto y de la voluntad.
  • La existencia es esfuerzo, es deseo, es dolor.
  • El amor es como el fuego, que si no se comunica se apaga.
  • Lo que poseo parece ser mío, pero soy poseído siempre por aquello que tengo.
  • Quiero saberlo todo. Y siempre me encuentro como antes, triste como la vida y resignado como la sabiduría.
  • Amar puede consistir en las palabras que hacen sangre, en el reproche, en la represión; lo que importa es la pureza de la intención.
  • La vida es siempre y dondequiera, fuga y liberación, desaprisiona-miento, encarcelación, brote y explosión.
  • ¿Cómo podré conocerme a mí mismo si no sé encontrarme entre esta inmensidad que me oprime y penetra por doquier?
  • ¿Cómo llegaré a ser verdaderamente yo mismo si no sé reconocerme, si no sé cuál es el centro irreductible, el postrer residuo de mi personalidad?”
  • Todo hombre paga su grandeza con muchas pequeñeces, su victoria con muchas derrotas, su riqueza con múltiples quiebras.

frases de Giovanni Papini

  • Si un hombre cualquiera, incluso vulgar, supiera narrar su propia vida, escribiría una de las más grandes novelas que jamás se haya escrito.
  • Solamente los pobres que saben de veras que son pobres, padecen su pobreza.
  • Nada más común entre los hombres que el deseo de riqueza.
  • Amontonar dinero de todos modos, aún los más infames, ha parecido siempre la mejor y más respetada educación.
  • Las armas son instrumentos para matar y los Gobiernos permiten que la gente las fabrique y las compre.
  • Para comprender a un gran hombre, es preciso referirse, necesariamente, al día de su muerte.
  • El poeta que estuviera satisfecho del mundo que vive, no sería poeta.
  • Cuando era joven leía casi siempre para aprender; hoy, a veces leo para olvidar.
  • En todos los grandes hombres de ciencia existe un soplo de fantasía.
  • La ira es como el fuego; no se puede apagar sino al primer chispazo. Después es tarde.