Dragones De Komodo Datos Curiosos

El dragón de Komodo es el lagarto más grande del mundo. Un enorme reptil que no lo pensara dos veces antes de atacar aves, bestias o humanos. Sin embargo muy pocos conocen datos y curiosidades de estos grandes reptiles. Hoy te mostrare algunos de los datos y curiosidades más impactantes de los dragones de komodo.

Es un dragón real

datos de dragones de komodo

Si bien su tamaño y la forma de su cuerpo lo asemejan mucho al mítico animal de los cuentos fantásticos, estos reptiles son muy reales, pueden alcanzar los 3 metros de largo y pesar 90 kilos. No arrojan fuego por la boca, pero son muy fuertes y feroces.

Puede comer casi cualquier cosa

datos curiosos

Los dragones de Komodo son excelentes comensales. Esto significa que pueden comer cualquier cosa, especialmente animales. Como por ejemplo: pájaros, cabras, ciervos, perros, cerdos y ocasionalmente pueden atacar a los seres humanos. Son voraces y poseen adaptaciones para mantener su dieta diaria. Una de estas bestias puede devorar el 80% de un cuerpo tan solo en una comida.

Adaptaciones para su alimentación

dragones de komodo

Estos enormes lagartos tienen una lengua en forma de tenedor con la cual huelen y degustan los compuestos químicos del aire. De esta manera, pueden saber cuándo hay una posible victima cerca. Entonces esperan pacientemente y al llegar sus presas, las atacan con sus poderosas patas, que muestran unas garras descomunales y 60 dientes muy afilados.

El veneno de los dragones de Komodo

datos de reptiles

Si una presa ha escapado de un dragón de Komodo, no llegara muy lejos. Ya que estos reptiles poseen un arma secreta: su saliva. En esta se acumulan sustancias que pasan a la sangre de las víctimas y las matan por envenenamiento. No importa cuántos km recorra el animal, el dragón espera tranquilamente hasta que el veneno haga su efecto y entonces rastrea la presa para alimentarse.

Reproducción de los dragones de Komodo

curiosidades de dragones de komodo

Los dragones de Komodo se aparean entre mayo y agosto. Para septiembre, las hembras fecundadas pondrán 30 huevos. Los recién nacidos son muy pequeños e indefensos, pesando solo 100 gramos y midiendo 40 cm. Durante los primeros años, estas criaturas deben vivir en los árboles pues pueden ser devoradas fácilmente por los depredadores o por sus propios congéneres, cuya dieta consiste en pequeños dragones en un 10%.