Autopistas más sorprendentes del mundo

Desde la construcción de pueblos y grandes ciudades el hombre se ha dedicado a diseñar y a crear caminos para el transporte. pero a veces por la geografía del paisaje las a hecho muy peligrosas o con un diseño fuera de la realidad.

Autopistas más sorprendentes

Lombard street

Lombard Street es una calle de San Francisco, en California, Estados Unidos. Está orientada de este a oeste, comenzando en El Presidio y terminando en el barrio de Embarcadero.

Mundialmente conocida por un tramo específico de su trazado, el situado entre Russian Hill y Hyde Street, donde la calzada está distribuida en ocho virajes, que le otorgan el título de la calle más sinuosa de los Estados Unidos.

Puente de storseisundet

El puente de Storseisundet (en noruego Storseisundetbrua) es el mayor de ocho puentes que conforman el Atlanterhavsveien (La Carretera Atlántica), la cual es la conexión entre tierra firme y la isla de Averøya, en el condado de Møre og Romsdal, en Noruega.

Es un puente en ménsula que mide 260 m y tiene un gálibo de navegación de 23 m con respecto al mar. Fue inaugurado el 7 de julio de 1989 y fue carretera de peaje hasta junio de 1999.

Autopista U.S 431

US 431 Alabama. Esta autopista de 98 millas en el sur de Estados Unidos es considerada entre las más peligrosas del país por la gran cantidad de vehículos y la limitada visibilidad, a pesar de sus cuatro carriles.

Viaducto de millau

El viaducto de Millau, en Aveyron (Francia), inaugurado el 14 de diciembre de 2004 tras 36 meses de trabajos de construcción. La estructura alcanza una altura máxima de 343 metros sobre el río Tarn, y una longitud de 2.460 m, entre el Causse du Larzac y el Causse Rouge; tiene 7 pilares de hormigón, y el tablero tiene una anchura de 32 metros. Cerca de 3.000 personas trabajaron en este proyecto, que costó casi 400 millones de euros.

El viaducto de Millau fue concebido formalmente por el ingeniero francés Michel Virlogeux.

Carretera de jalalabad

La carretera de Jalalabad es temida no sólo por extranjeros, sino también por los propios locales. Esta vía de 153 kilómetros conecta Kabul, la capital de Afganistán, con la ciudad de Jalalabad, al este del país y cercana a Pakistán.

Según la BBC, cada año mueren cerca de 200 personas y muchas otras resultan gravemente heridas, ya sea debido a accidentes de tráfico abundan los conductores kamikaze y escasea la policía de carretera como por encontrarse en medio de fuego cruzado entre insurgentes talibanes.

A los peligros derivados de los humanos, debemos añadir la orografía de la zona, pues la carretera discurre entre desfiladeros y cruza desiertos áridos muy poco poblados. El periodista Amador Guallar describe en esta crónica cómo fue su viaje desde Kabul a Jalalabad.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar